Recomendaciones para reducir el riesgo de lesión en un triatlón (si eres principiante)

0
49


Aunque podamos pensar que el triatlón no es sino la suma de tres disciplinas separadas por una transición, es en realidad un deporte con identidad propia. Se trata de un verdadero desafío personal que requiere un gran nivel de exigencia y preparación, solo superado por la felicidad y satisfacción de cruzar esa línea de meta que convertirá a todo triatleta en un verdadero ‘finisher’.

Esta disciplina dura y apasionante, que cuenta cada vez con más aficionados, exige una importante preparación física y entrenamiento diario durante semanas. Si queremos afrontar el reto, es importante tomar nota de los pasos necesarios para iniciarse.

Foto: Foto: Pexels. Cómo ayuda el deporte en la prevención y recuperación del cáncer

EC Brands

Lo primero que debemos saber es que las carreras de triatlón se clasifican en diferentes modalidades según sean de corta o larga distancia; si el circuito de ciclismo es en carretera o ‘cross’ (por caminos y montaña), y si se permite el ‘drafting’ (ir a rueda de otro corredor en el segmento de ciclismo).

Las competiciones de triatlón más conocidas son:

Ironman. Los participantes tienen que cubrir tres distancias: 3,86 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera a pie. La carrera dura 17 horas como máximo. Xterra. Es una serie de carreras de triatlón cruzadas, es decir, carreras de tres deportes que incluyen natación, ciclismo de montaña y ‘trail running’. Triatlón olímpico. 1,5 km de natación en aguas abiertas, 40 km de ciclismo en ruta y 10 km de carrera a pie; entre prueba y prueba, los triatletas van a un box individual. Sprint. Consiste en un evento continuo con fase de natación de 750 m, 20 km en bicicleta y 5 km a pie. Es la categoría más suave, ideal para iniciarse.

Practicar con seguridad

¿Quieres saber qué debes tener en cuenta antes de comenzar a practicarlo? El doctor Fernando Serrano Pérez, jefe del Servicio de Rehabilitación del Hospital Quirónsalud Sur y entrenador Nacional de Triatlón nivel 3, explica que “es muy importante, en primer lugar, acudir a un médico de confianza para que evalúe si existe alguna contraindicación para que se practique este deporte. Las más habituales serían enfermedades generales o cardíacas no estabilizadas, situaciones de baja inmunidad o lesiones que puedan poner en riesgo nuestra integridad y/o la de los demás”.

Además, desde el principio debemos entender que nos enfrentamos a un deporte que va a requerir una actividad de no corta duración (dependiendo del tipo de triatlón: sprint, olímpico, medio ironman o ironman, puede ir desde una hora hasta 17), y de una intensidad media-alta. Hay también que recordar la importancia de contar con el material adecuado, así como con el asesoramiento de personas con conocimiento, experiencia y que nos inspiren confianza si queremos tener éxito.

Foto: Freepik.

Podemos pensar que ‘solo’ se trata de nadar, correr y montar en bicicleta, pero asimismo influyen otros aspectos que debemos trabajar en nuestro entrenamiento. Así, el doctor Serrano señala que “es conveniente dedicar algo de tiempo a reflexionar sobre nuestro organismo, ya que lo realmente importante en el deporte no es tanto lo que se hace, sino lo que se asimila, y para ello hay que buscar armonizar lo que hacemos y nuestras circunstancias. Tampoco debemos olvidar la técnica, ya que más que hacer, hay que procurar un ‘buen hacer’. Se trata de evitar problemas para acabar siendo más eficientes, trabajar el tono muscular, estirar para mantener en buen estado nuestros músculos y tendones, así como no olvidar nunca el entrenamiento invisible: la alimentación y el descanso”.

Puesto que cada persona es un mundo, y dependiendo de sus circunstancias familiares, laborales o sociales; de si ya lleva años haciendo deporte o no, se procederá a prescribir un tipo de entrenamiento personalizado. En cualquier caso, para enfrentarse a un triatlón lo recomendable es entrenar, al menos, cinco horas a la semana.

Foto: Pixabay.

En cuanto a las lesiones que pueden suceder cuando se practica este deporte, “son muy diversas y, dependiendo de la disciplina que estemos practicando, serán de diferentes tipos”. Las más habituales son:

Natación. Tendinitis del manguito de los rotadores del hombro y epicondilitis. Carrera. Condromalacia rotuliana y tendinitis del Aquiles. Ciclismo. Las contusiones y lesiones traumáticas de hombro y clavícula que se producen como consecuencia de las caídas.

Para prevenirlas, según nuestro especialista, lo más eficaz es trabajar intensamente en mejorar la técnica y en el acondicionamiento de nuestro organismo mediante tonificación y estiramientos. Si, aun tomando estas precauciones, ocurre la lesión, es muy importante acudir a un experto para que la valore y decida el tratamiento a seguir. “En ocasiones”, explica el doctor Serrano, “puede ser preciso un tratamiento traumatológico y prácticamente siempre pasaremos por un tratamiento rehabilitador, siendo las técnicas más utilizadas el masaje y la electroterapia”.

“En cualquier caso, lo que debemos recordar a la hora de enfrentarnos a nuestro primer triatlón es vivir y disfrutar de la experiencia, de tal manera que al acabar tenga unas ganas locas de hacer otro”, concluye el especialista.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Sur.


A %d blogueros les gusta esto: